Una de las formas más efectivas de lograr una salud óptima es comer alimentos enteros, cultivados orgánicamente 

Las setas son auténticas delicias gastronómicas y, además de su sabor, si incluyes regularmente una pequeña cantidad de setas en tu menú, tu salud mejorará gracias a que son bajas en grasa, contienen alto contenido proteico y te aportan fibra, antioxidantes y propiedades que ayudan a prevenir el cáncer o el colesterol…y un largo etcétera porque se conocen más de cien posibles efectos terapéuticos de las setas y muchos fármacos actuales se basan en hongos medicinales. ¡¡¡No podemos dejar de aprovechar estos ingredientes en nuestros platos!!! Gracias a la buena fama de las setas, su consumo ha aumentado en los últimos años. 

Los germinados pueden ser pequeños, pero están repletos de nutrición, que incluye vitaminas, minerales, antioxidantes y enzimas que ayudan a proteger del daño causado por los radicales libres. El berro, por ejemplo, es una fuente de nutrición. De hecho, es el vegetal más rico en nutrientes que hay.

En base a 17 nutrientes – incluyendo potasio, fibra, proteínas, calcio, hierro, tiamina, riboflavina, niacina, ácido fólico, zinc y vitaminas A, B6, B12, C, D, E y K-

Muchos de los beneficios de los germinados se relacionan con el hecho de que en su fase inicial de crecimiento, las plantas contienen cantidades más concentradas de nutrientes.

Mayor contenido de vitaminas. En algunas semillas, el contenido de vitamina aumenta hasta unas 20 veces durante el proceso de germinación. Algunas incluso más. La vitamina B1 contenida en el frijol mungo, por ejemplo, aumenta un 285 por ciento cuando se germina; la B2 un 515 por ciento y la B3 (niacina) 256 por ciento.

13 artículos resultados

13 artículos resultados